Australia quiere incorporar el iPad en las aulas

La tecnología de la que disponemos hoy en día podría ser la aliada perfecta para mejorar la forma en la que se enseña en las aulas. Utilizar libros de texto es un auténtico engorro para los estudiantes. Deben cargar siempre con ellos y en algunos casos los kilos que un niño transporta en su espalda cada día es realmente preocupante. Lo mismo ocurre con adolescentes o incluso con estudiantes universitarios que cada día deben llevar en sus mochilas un montón de libros, libretas y demás material para poder seguir correctamente las clases.

Dispositivos como el iPad podrían ser sus aliados perfectos. Quizá no para sustituir a la libreta y el boli (aunque realmente podría serlo), pero sí para sustituir por completo el libro de texto en papel. El iPad (y otros tablets) tienen capacidad más que suficiente para mostrar libros de textos e incluso para mostrar libros de texto multimedia que enriqueciera todavía más la experiencia de los libros digitales al añadir contenidos de audio, vídeo y demás…

De momento, no hay muchos países donde los responsables de las leyes de educación se estén preocupando de esto. Existen algunos proyectos piloto, proyectos donde se está probando el sistema (incluso en España), pero sólo con grupos pequeños de alumnos y no con todos los alumnos de un país.

En Australia el tema parece que está cogiendo mayor importancia y en algunos distritos se está implementando un programa llamado “un iPad para cada niño” con un éxito bastante importante entre la comunidad educativa (los profesores, los alumnos y los padres están contentos).

El iPad en el aula

El problema con el que se están encontrando en Australia, es que llevar un iPad a cada alumno escolarizado en el país es realmente caro y en los distritos más pobres no son capaces de seguir el ritmo a los más ricos. Por ello, esto podría causar todavía más diferencias entre unos y otros barrios, algo que no debería tolerarse de ninguna manera.

La única solución sería que el gobierno tomara cartas en el asunto y buscara la forma de que todos y cada uno de los alumnos puedan acceder a un iPad. Quizá haciendo que los padres tengan que comprarlo (igual que ocurre con los libros de texto, ayudando a los menos pudientes con algún tipo de beca) o quizá negociando con Apple para que el precio de los dispositivos sea menor por comprar una cantidad enorme de dispositivos.

Sea como sea, esperemos que encuentren una solución y que todos los niños de Australia puedan empezar a aprender con este tipo de dispositivos. Sería estupendo que esta iniciativa termine convirtiéndose en un gran éxito y que, por fin, podamos olvidarnos de los pesados libros de texto en papel. Sería una estupenda noticia.

Vía | PadGadget

No Responses

  1. Bitacoras.com 15 de octubre de 2012 Reply

Leave a Reply